Aunque puede ser tentador posponer continuamente el cambio de aceite de tu automóvil, a la larga, asegurarte de que el motor de tu automóvil tenga todo lo que necesita para funcionar correctamente le ahorrará tiempo, dinero y dolores de cabeza innecesarios. Al cambiar el aceite del motor, te aseguras de que las partes internas del motor de tu automóvil se mantengan bien lubricadas.

Los cambios de aceite permiten que los motores se mantengan debidamente lubricados para que las piezas se puedan mover de manera eficaz y eficiente. Si los motores no están debidamente lubricados, pueden producir un calor dañino y desgastarse prematuramente.

Si tu motor no puede eliminar adecuadamente las partículas y la suciedad, el motor se dañará prematuramente. El aceite ayuda a su motor a limpiar tales partículas y prevenir la corrosión. Con el tiempo, el aceite quedará incrustado con estas partículas y se convertirá en lodo; Los cambios rutinarios de aceite y filtro evitan que este proceso dañe el motor.

Los motores son fundamentales para el rendimiento y la longevidad del vehículo, por lo que querrás hacer todo lo posible para preservar el motor el mayor tiempo posible. Los cambios de aceite de rutina lo ayudan a lograr eso.

Los autos que pueden demostrar un historial de servicio y mantenimiento adecuados obtienen valores de reventa más altos que aquellos con un historial de mantenimiento deficiente.