Los motores de combustión interna de pistón están equipados con baterías de automóvil y arrancadores eléctricos. La batería del automóvil está diseñada para suministrar una breve pero poderosa ráfaga de alta potencia, lo suficiente para mover el motor. Una vez que el motor arranca, el motor de arranque eléctrico se desconecta la batería.

Todos los sistemas eléctricos del vehículo requieren energía, incluido el sistema de encendido y combustible, los controles del motor y la transmisión, el control de audio y clima, por nombrar algunos, pero la batería del automóvil no está diseñada para alimentarlos por mucho tiempo, por eso cuando dejas prendidos estos aditamentos, es posible que se “baje” la batería y tu auto se apagué.

Aunque las baterías de plomo-ácido son extremadamente confiables, a pesar de los cambios de temperatura, el movimiento y las condiciones de hacinamiento debajo de su capó, una batería típica solo durará entre tres y cinco años.

Uno de los trucos usados por los mexicanos para poder encender nuestra batería cuándo esta se baja, es el famoso paso de corriente de un auto a otro, esta es una de las técnicas que han salvado a las personas de estar varadas en la carretera, en lugares peligrosos, etc.

Para esto se necesitan cables para paso de corriente, las cuales se conectan de batería a batería, del auto que no tiene corriente al que sí tiene y que te regalará un poco de su energía eléctrica para que tu coche arranque.

Esta técnica tiene sus niveles de complejidad, no se pueden sacar chispas en ningún momento. Por eso es necesario que llames a lo expertos como son ECONOGRUAS, quienes pueden ir a donde te encuentres y pasarte corriente.